Consejos para cuidar tu batería durante el confinamiento

5 consejos imprescindibles para el cuidado de las baterías durante el confinamiento

– Recarga las baterías de tu silla de ruedas eléctrica cada noche, independientemente del mayor o menor uso que le hayas dado a la silla durante el día. Es más, deberías recargar las baterías todas las noches, aunque no la hayas utilizado ese día.

– No interrumpas nunca el ciclo de carga. Espera a la noche para proceder a una recarga completa. Como regla general, las baterías sin mantenimiento que llevan nuestras sillas tardan más en recargarse completamente que las baterías de plomo ácido de otro tipo de productos.

– Si no vas a utilizar la silla de manera continuada, es recomendable que la dejes enchufada al cargador, hasta que vayas a utilizarla. Esto no dañará las baterías, siempre y cuando el cargador esté conectado a su vez a la corriente. Si el cargador no está conectado a la corriente, las baterías pueden llegar a descargarse.

– Si sólo usas tu silla de ruedas eléctrica para salir a la calle, y durante estos días de confinamiento te ves obligado a dejarla parada durante más de 15 días, desconecta el cable que une ambas baterías, pero asegúrate de que realizas al menos una carga completa a la semana.

– Debes comprobar regularmente si los terminales de las baterías presentan signos de corrosión. Si existe corrosión, limpia los terminales completamente (un cepillo de alambre es idóneo para esta limpieza) y reengrasa el terminal con vaselina (no con aceite corriente). Asegúrate de que las tuercas y tornillos de los terminales, la presilla para el cable y el cable expuesto queden totalmente cubiertos de vaselina.

Si estos días de confinamiento en casa sigues todos estos cuidados básicos de mantenimiento contribuirás a que las baterías no caigan en una descarga profunda, lo cual las dejaría inservibles.

Otros consejos básicos que no debes olvidar

Cuando vayas a desconectar el cargador, tira del conector, no del cable. Asegúrate de que el cable está colocado de tal forma que no tropiece con el mismo, que no lo pises, y de que éste no se vea sometido a daños o tensiones de cualquier otra clase.

No debes utilizar cables alargadores a no ser que sea estrictamente necesario. El uso de un cable alargador no adecuado podría generar un incendio o choque eléctrico. Si no tienes más remedio que utilizar un cable alargador, asegúrate de que las clavijas del conector de dicho cable tengan el mismo número, tamaño y forma que las clavijas del conector del cargador; asegúrate también de que el cable alargador esté conectado correctamente y en buenas condiciones eléctrica

 

FUENTE: SUNRISE MEDICAL

Compártelo

Si lo ves interesante no dudes en compartirlo con los tuyos